Después del escándalo de corrupción que sacudió a la Fiscalía por la captura del extraditable Gustavo Moreno, Néstor Humberto Martínez radicó un proyecto de ley ante la Cámara para ponerle dientes a la justicia y establecer nuevos tipos penales en contra de este delito. En el proyecto de ley, se establece que el testaferrato en beneficio de los bienes de la corrupción, va a ser tipificado como delito.

Casos como el del excongresista Yahir Acuña, quien fue sorprendido con 500 millones de pesos antes de las elecciones regionales en 2015, darán cárcel, según el fiscal y el pte del CNE. A futuro, casos de violación al régimen de financiación política, tendría alcances penales.

A petición del gobierno, se incluirá en el fast track una ley para reglamentar las revocatorias de alcaldes y gobernadores, modificación que está siendo consultada con el CNE.

Entre tanto, el fiscal General garantizó que las imputaciones contra el exgobernador de Córdoba Alejandro Lyons, testigo en el caso del soborno del exfiscal Gustavo Moreno, llegarán a sus últimas consecuencias en Colombia. Martínez anunció nuevas capturas e imputaciones contra fiscales corruptos.