Tropas del Ejército Nacional en el departamento de Antioquia, con apoyo de la Fuerza Aérea Colombiana, la Policía y la Unidad Especializada de Investigación de la Fiscalía, dieron muerte en desarrollo de operaciones militares al sujeto conocido con el alias Romana, señalado de ser cabecilla armado del grupo armado organizado Caparros.

Aunque en un principio se había pensando que se trataría de Henry Castellanos Garzón, alias «Romaña», las autoridades negaron esta información y aseguraron que se trata de quien sería cabecilla de los Caparros y hombre de confianza de alias Caín.

Como resultado de la ofensiva militar y policial que se adelanta en el Bajo Cauca antioqueño y gracias a la información suministrada por la Red de Participación Cívica, las tropas del Ejército Nacional llegaron por tierra y aire hasta la vereda Ponciano Alto, del municipio de Cáceres, Antioquia, donde se produjo un enfrentamiento contra criminales del grupo armado organizado Caparros, lo que dio como resultado la muerte en desarrollo de operaciones militares del sujeto conocido con el alias Romana.

La captura de otro sujeto conocido como alias Barbas, quien fue puesto a disposición de las autoridades competentes y la incautación de dos armas cortas, un arma larga, dos proveedores, 37 cartuchos, abundante material de intendencia y comunicaciones.

Romana, con 50 años de edad, llevaría más de 15 años en organizaciones criminales; habría pertenecido a las antiguas AUC, sería el encargado de recolectar los cobros productos de las extorsiones a los comerciantes y campesinos en Tarazá, Cáceres, Cuacasia y sur de Córdoba; igualmente, sería el encargado de ordenar y coordinar asesinatos a líderes sociales y sería el responsable de desplazamientos forzados en la región.

Este sujeto era hombre de confianza de alias Caín, máximo cabecilla de los Caparros, razón por la cual Romana habría sido delegado como enlace con los cabecillas de los grupos armados organizados residuales E18 y E36, con el Frente Mártires de Tarazá, del ELN, y con grupos de delincuencia organizada del Valle de Aburrá, con el propósito de fortalecer el brazo armado para mantener la confrontación contra el Clan del Golfo.