Un niño de cuatro años de edad se disparó accidentalmente en la cabeza mientras su madre fumaba cannabis, según las autoridades.

El fatal suceso ocurrió en la noche del 29 de enero en Louisiana, Estados Unidos, cuando el menor, Jarion Walker estaba sentado en la parte de atrás de un vehículo (estacionado) junto con otros dos niños de 22 meses y un año de edad y, en la parte delantera estaba su mamá con un hombre.

Lea más: Sancionan a EPM: deberá pagar $ 1.817 millones por el atraso de Hidroituango

De acuerdo con las investigaciones, se presume que Walker encontró el arma de su padre debajo del asiento, posteriormente, la tomó y se “dio un tiro fatal” mientras su madre y el otro adulto que no ha sido identificado, fumaban marihuana.

Luego del disparo, el menor fue trasladado de urgencia al hospital, donde fue declarado muerto a causa de sus heridas.

Lea también: Capturan a presuntos implicados en ataque al Esmad en Cali

Tras su deceso, se abrió una investigación para esclarecer lo ocurrido y de esta manera, según las autoridades, en un principio se pensó que Walker habría muerto luego de que uno de los menores o algún adulto accionara el arma, debido a que la herida de bala parecía estar en la parte posterior de su cabeza.

“No pensamos que fuera posible que un niño de cuatro años manipulara un arma para poder dispararla en el ángulo por el que entró la bala“, dijo el alguacil de Jefferson Parish, Joseph Lopinto.

Conozca más: Cayeron más de 60 narcos gracias a una aplicación de citas

Sin embargo, el forense de Jefferson Parish, Gerry Cvitanovich, descubrió que era “una herida de contacto en la frente, justo encima de la ceja derecha”.

Esto “hizo más probable que fuera una herida de bala autoinfligida por el mismo niño de cuatro años”, agregó el alguacil Lopinto.

Quizás le interese: Papa Francisco se reunió con Gustavo Petro, ¿De qué hablaron?

Hasta el momento, la Policía no ha llevado a cabo ningún arresto, ya que no sería “apropiado” mientras la familia está en duelo por la muerte del niño.

“No pensé que fuera apropiado hacer un arresto en este momento. Acaban de perder a un hijo, y se nota que no fue intencional, de ninguna manera”, dijo el alguacil Lopinto al mismo tiempo que instó a los adultos a no dejar armas de fuego en los vehículos o al alcance de los niños. “De verdad se pueden prevenir este tipo de muertes”, concluyó.