El niño que ayudó a los rescatistas a alcanzar los destrozos del avión que transportaba al equipo Chapecoense recibió de Brasil la mayor condecoración por sus servicios al país. Una delegación diplomática brasileña lo acompañó desde La Ceja, Antioquia, hasta Brasilia, donde fue recibido por el presidente Michel Temer.