De acuerdo con el DANE, una vez terminado el Ecenso (el virtual), inicia en abril el presencial, en el cual más de 31000 censistas recorrerán todo el país visitando los hogares de los colombianos y realizando el cuestionario que no se llenó por internet.

Frente al censo electrónico, el director del DANE, Mauricio Perfetti, asegura que arrojó unos resultados muy importantes, “el 10.2% de la población colombiana ya está censada, en Bogotá se censaron cerca de 1.569.000 personas, esto representa casi el 19 % de la población en la capital”.

Lea también: Todo lo que debes saber del censo presencial obligatorio que inicia este mes

Por un lado, es necesario aclarar que el censo electrónico es solo una de las opciones que tienen los colombianos para ser partícipes de la recolección de datos, pues también está la opción presencial.

Sin embargo, hay que enfatizar en que todos los funcionarios del Estado están obligados a llenarlo de manera electrónica o virtual, como lo advierte el DANE.

¿Y si se niega?

Además, si un colombiano se niega a realizar el censo, ya sea por internet o presencial en su hogar, se expone a multas que van desde 1 hasta 50 salarios mínimos mensuales vigentes, es decir, entre 781.242 pesos y 39 millones de pesos.

Publicidad

Ya hablando específicamente del censo presencial, serán citados todos los que no lo hayan llenado electrónicamente. Si por algún motivo, el día de la visita de los encargados no hay nadie en la vivienda, el censista reprogramará la visita para el día inmediatamente posterior. Si llegara a ocurrir que el censista va dos veces al hogar y es imposible que lo atiendan, el Dane hará una investigación y evaluará las multas.

Le puede interesar: ‘Con este censo se construirá la política pública de los próximos 10 años’: director del DANE

La meta del DANE

La meta del DANE es que durante los dos meses que duró la fase del eCenso, por lo menos 3 millones de familias lo hayan hecho electrónicamente.

Cabe recordar que, si decidió no llenarlo electrónicamente, deberá pedir permiso en su trabajo y el empleador está obligado por la Ley 79 de 1993 a darle el espacio para el censo presencial.