El superintendente Nacional de Salud, Luis Fernando Cruz Araujo confirmó en segunda instancia y sin recurso adicional de apelación ante la entidad, la sanción impuesta en noviembre de 2017 a la EPS Medimás, tras identificar fallas en la prestación de los servicios requeridos que vulneraron los derechos en salud de 3.238 afiliados entre los meses de agosto y octubre.

La decisión adoptada mediante la resolución 3159 del 22 de febrero de 2018, confirma la multa por 1.500 salarios mínimos legales mensuales vigentes, habiendo verificado que estos usuarios fueron víctimas de barreras administrativas y dilaciones para acceder a los servicios de salud requeridos, por demoras en las autorizaciones para exámenes, citas médicas y entrega de medicamentos.

“Identificamos fallas en más de 3.000 casos que no fueron atendidos de manera oportuna, luego de culminar con todas las etapas del proceso ratificamos la decisión y seguiremos vigilantes del proceso de operación de esta EPS, no permitiremos en ninguna circunstancia una vulneración a los derechos de los usuarios”, aseguró el superintendente.

De los 3.238 casos relacionados en la medida cautelar ordenada por la entidad en su momento, 569 corresponden a pacientes diagnosticados con cáncer, 895 son adultos mayores, 578 son usuarios en condición de vulnerabilidad, 193 casos cuentan con fallo de tutela favorable, 219 usuarios con enfermedades huérfanas, 67 son pacientes con enfermedad renal crónica y 38 con VIH- SIDA.

“Continuamos realizando seguimiento y verificación a cada uno de los casos reportados por los usuarios de Medimás. El llamado es a todas las EPS, para que cumplan con su tarea de atender de forma integral y oportuna a sus afiliados. No debería ocurrir que una EPS garantice la prestación como consecuencia de la imposición de una medida cautelar o como una actuación para desvirtuar un proceso sancionatorio en curso”, agregó Cruz Araujo.