No se sabe si por casualidad climática con la llegada de las lluvias, o por coincidencia política con este agitado fin de semana de paros armados y marchas de opositores, el gobierno dio una buena noticia: no habrá racionamiento ni cortes de energía, según dijo el presidente Santos reunido esta mañana con el sector eléctrico privado y público.