El Gobierno recibió una serie de solicitudes del sector que viene pasando dificultades por la caída en los precios. Se buscará una reunión de carácter internacional con los países productores.

Este miércoles se reunió el Comité Nacional de Cafeteros con el fin de tratar temas coyunturales que preocupan a la industria desde que arrancó el año.

Se trata de la caída en los precios del café que bajaron a niveles de un dólar con 18 centavos que representa en promedio 700.000 pesos la carga en Chinchiná principal centro de venta del grano.

El gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Roberto Vélez, puso en la mesa tras propuestas para aliviar al sector.

El primero de ellos, tiene que ver con un manejo presupuestal para que los recursos que se canalicen a través de ICR, Incentivo de Capitalización Rural, vayan de forma directa a los caficultores para pagar sus insumos y fertilizantes.

«La figura del ICR en este momento no es viable ya que son créditos que en este momentos los caficultores no tienen como pagar», explicó.

El segundo punto tiene que ver con revivir el Programa de Ingreso al Caficultor, PIC, mientras el tercero agilizar el Conpes de renovación cafetera que representa $27.000 millones anuales.

De los tres puntos el Gobierno evaluará la primera propuesta y descartó de plano la implementación del PIC. Frente a la renovación se comprometió a agilizar el trámite.

El ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, sostuvo que hay estrechez fiscal pero reiteró el compromiso del Gobierno con la caficultura.

«Este Gobierno es uno de los que más ha destinado recursos para el café. Buscaremos las herramientas para seguir apoyando el sector y por lo pronto la primera ayuda gira en torno a la renovación», indicó.

El jefe de la cartera de Hacienda, manifestó que en las conversaciones con la Fedecafe se llegó al compromiso de buscar una reunión con todos los productores de café para analizar la coyuntura del sector.

«El problema de precios es que hay mucho café a nivel mundial. Países como Brasil y Vietnam viene incrementando su producción y eso es lo que hace bajar la cotización. A ello se suma una tasa de cambio en los niveles que observamos hoy», añadió.