El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, se refirió este jueves a la condena a cadena perpetua al narcotraficante Joaquín «el Chapo» Guzmán afirmando que él no le desea «mal a nadie» y que todos los mexicanos deberían tener «posibilidades» de prosperar sin «incurrir en actos ilícitos».

«Lamento mucho que se den estos casos. Yo no quiero que nadie esté en la cárcel, o en un hospital. Que nadie sufra», dijo el mandatario desde el Palacio Nacional.

Cuestionado sobre su opinión acerca de la condena al temido exlíder del cártel de Sinaloa este miércoles en una corte de Nueva York, el mandatario se definió como «un idealista» que cree «en el amor, la fraternidad y la felicidad».

«No le deseo mal a nadie, no me gusta hacer leña del árbol caído. Y esto es, por cierto, un principio bíblico», apuntó el líder del izquierdista Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Deseó que los mexicanos tengan «posibilidades» para prosperar y no deban «incurrir en actos ilícitos» ni vivir al margen de la ley.

De esta manera, se podrá evitar acabar como Guzmán, en una «cárcel de por vida, una cárcel hostil, dura e inhumana».