El vicepresidente de la República, General (r) Óscar Naranjo aseguró que aunque no se ha logrado una paz total, por la falta de un proceso con el ELN y otros grupos armados, el acuerdo pactado en La Habana sirvió para disminuir los índices de violencia y secuestro. Al mismo tiempo manifestó que dicho acuerdo no es una imposición del presidente toda vez que pasó una etapa de refrendación y debate público.

El vicepresidente Naranjo defendió el acuerdo de paz al asegurar que al menos diez mil guerrilleros están cumpliendo con lo pactado y que la tasa de secuestros es la más baja en todo el país desde que se contabiliza este flagelo.

«En promedio se daban entre 8 y 10 secuestros diarios en Colombia, el año pasado se produjeron cerca de 200 secuestros, los mismos que se producían en 2002, por lo tanto es la cifra más baja, desde que tenemos estadísticas de secuestros’, aseguró el vicepresidente de la República, General (r) Óscar Naranjo.

Asimismo, recalcó que el acuerdo entre las Farc y el Gobierno no es imposición de un mandatario y aunque sirvió para dar tranquilidad en algunas regiones falta alcanzar un pacto con la guerrilla del ELN.

«Una realidad dolorosa por qué lo digo, porque hubo acuerdo del fin del conflicto con las Farc pero no hemos llegado a un acuerdo con el ELN, pero no hemos terminado de someter a las bandas criminales, o sucesoras del paramilitarismo, el fin del conflicto no significa de manera maravillosa poner fin a las violencias que experimenta Colombia», concluyó el vicepresidente.

Finalmente, hizo un llamado a la coherencia del ELN para que se retomen los diálogos y no se presenten más retrasos en la mesa de Quito.