El informe que originó la operación de la Fiscalía contra los dueños de tres cadenas de supermercados fue elaborado por el DAS cuando se dedicaba a espiar a críticos del gobierno Uribe. Y dos supuestos guerrilleros que testificaron no figuran en el registro de desmovilizados ni de reintegrados.

La Fiscalía sustenta su investigación y acusación a los dueños de los supermercados Supercundi y Merkandrea sobre sus presuntas relaciones delictivas con las Farc, con unos informes del desprestigiado DAS, organismo que tuvo que clausurarse cuando se probó que, en lugar de hacer Inteligencia de defensa del Estado, espiaba a los opositores políticos del gobierno de Álvaro Uribe, y les inventaba expedientes para enredarlos judicialmente.

Además de los informes del DAS, el fiscal del caso aseguró, en una de las audiencias de justificación de la detención de la familia Mora Urrea, que el proceso también se basa en las declaraciones de tres desmovilizados de las Farc quienes, por su condición de exmiembros de la guerrilla, serían testigos de primera línea, del vínculo de los investigados con esa organización armada.

“El señor Luis Alberto Grajales, Etifer Quiroga Vargas y Wilson Martín Rivas Bonilla”, indicó el fiscal.

Le podría interesar: Negocios y fortuna de la familia Mora, procesada como testaferros de las Farc

Grajales, Quiroga y Rivas rindieron su testimonio en el proceso de extinción de dominio que se adelanta contra la familia Mora, bajo la gravedad de juramento. 

Publicidad

El fiscal Lugo, dijo que “quedaron debidamente certificadas como desmovilizados con base en los certificados que a cada uno de ellos les expidió el Comité Operativo Para la Dejación de Armas -Coda-  del Ministerio de Defensa”.

Pero en el Ministerio de Defensa, del que depende el programa Coda, nos informaron que solo dos de ellos figuran en sus bases de datos como exrebeldes: Etifer Quiroga Vargas y Luis Alberto Grajales.  Adicionalmente, el número de cédula que dio el fiscal como perteneciente a Luis Alberto Grajales, uno de los dos certificados por el Coda no es el de Grajales sino el de otro ciudadano de nombre Juan Guillermo Osorio Guerrero, quien, incluso, fue citado por la Registraduría para ser jurado de votación en las elecciones del domingo pasado 11 de marzo.

En cuanto a Wilson Martín Rivas Bonilla, el tercer presunto desmovilizado de las Farc testigo de la Fiscalía contra los socios de los supermercados allanados, ni su nombre ni su cédula figuran en la base de datos del programa Coda como desmovilizado de las Farc. De Rivas Bonilla, el fiscal encargado del caso aseguró que era el conductor de alias Romaña, comandante del frente 53 de las Farc.

Noticias Uno consultó, también, a la oficina del Alto Comisionado para la Paz, en la Presidencia de la República en donde existen las listas de reintegrados de las Farc que se acogieron al acuerdo de paz. Según la respuesta oficial, ninguno de los tres testigos de la Fiscalía figura en sus listados. Consultada por estas inconsistencias, la Fiscalía no contestó.