La familia de Guillermo Rivera, el sindicalista desaparecido en Bogotá y hallado muerto esta semana en Ibagué, llevará su caso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Según la familia, hay indicios de que personas vestidas como policías y carros, aparentemente de la institución, se llevaron a Rivera el día de su desaparición.

Así el periódico “Nuestro Diario” de Ibagué registró  el  pasado 25 de abril la muerte de un hombre, que fue arrojado en  el paraje el Totumo. Fue reportado como un N.N.

Tres meses después, fue identificado como Guillermo Rivera el sindicalista que desapareció el 22 de abril en el barrio El Tunal, sur de Bogotá.

Ése día  dos cámaras de seguridad  de un conjunto residencial, registraron a Guillermo  Rivera y a dos patrullas de policía.

Una de las cámaras  muestra  una patrulla de la policía, a los 27 segundos pasa Guillermo Rivera,  cuatro segundos después aparece otro carro de la institución. Pero cuando las  patrullas dan la vuelta otra cámara  del conjunto las registra, pero el sindicalista,  no aparece mas. Los familiares dicen que en esos dos minutos de diferencia  Rivera desapareció.

Los familiares  aseguran que “la alerta  temprana”   jamás funcionó, máxime cuando  el 22 de abril , denunciaron ante las autoridades  y medios de comunicación su desaparición.  48 horas después , en Ibagué  apareció el cadáver de un   hombre, sin identificar.

Aseguran que 24 horas   de la desaparición de  Rivera, recibieron una llamada  desde su celular , donde una persona  les advertía que no  hicieran escándalo. La llamada según el reporte de comcel se originó en  San Martín, Meta. Creen que la  llamada fue para impedir  la  búsqueda del sindicalista.