El viudo de la asesinada dirigente Benhazir Butho, será el nuevo presidente de Pakistán.

El nuevo presidente ha prometido toda suerte de cambios con relación al régimen de Pervez Musharraf. Sólo hay una cosa que mantendrá: su estrecha relación con Estados Unidos.

El nuevo primer mandatario debe afrontar serios problemas internos en el país. Ni durante la elección callaron las armas y 16 personas perdieron la vida en el ataque de un carro-bomba en el Pashawar, la ciudad ubicada noroccidente de Pakistán,  que dejó más de 40 heridos.

Después de ocho años en el exilio y 11 años en la cárcel, Asif Ali Zardari, el viudo de Benazír Bhutto, celebró hoy su triunfo en el congreso de Pakistán  al ser elegido como el presidente de la nación.

“Con la Presidencia recobrada de la dictadura y devuelta a un Gobierno democrático, el sueño de Benazir Bhutto se ha cumplido.”

Benazir Bhutto, la líder del Partido Popular de Pakistán, conocida como la defensora de la democracia, fue asesinada el año pasado sólo dos semanas antes de las elecciones parlamentarias.

Su muerte fue señalada como el «incidente más trágico en la Historia de Pakistán» y por orden de las autoridades se decretaron tres días de luto.

Hasta hoy se pudo llevar a cabo la votación en el congreso y cuatro asambleas regionales tras la renuncia de Musharraf quien gobernó al país desde 1999 mediante un golpe de estado.

Zardari es visto en Washington como un socio de confianza. En su primera intervención como presidente anunció la lucha contra los insurgentes islamistas radicales, lo cual va de mano a mano con sus pronunciamientos que dio a The Washington Post, en donde aseguró que  la lucha contra el terrorismo internacional es también una lucha por el futuro de Pakistán.