Rusia, en el día número 68 de su invasión, reanudó sus bombardeos contra Odesa, la gran ciudad portuaria del sur de Ucrania, este lunes, disparando un misil que causó al menos un muerto, en tanto Estados Unidos acusó al gobierno ruso de querer “anexionar” dos territorios separatistas prorrusos del este.

Le puede interesar: Nueva York aumenta de bajo a medio el nivel de alerta por covid-19

Las fuerzas rusas están concentrando sus esfuerzos en la parte sur y oriental del país, en particular la región de Donbás y en Odesa, a orillas del mar Negro, luego de fracasar en el intento de tomar la capital Kiev en las primeras semanas de la guerra.

El ayuntamiento de Odesa informó en Telegram que un bombardeo ruso alcanzó un edificio residencial en el que había cinco personas y que un adolescente de 15 años murió, en tanto una menor fue hospitalizada. 

“La situación en la región de Lugansk puede ser descrita en pocas palabras: siguen activos los duros combates”, advirtió el ministerio de Defensa de Ucrania.