Mediante un comunicado público, el partido FARC denunció que el Gobierno nacional canceló, de «manera unilateral» la reunión de la Comisión de Seguimiento y Verificación de los Acuerdos de Paz, CSIVI, que estaba programada para este jueves en el Ministerio del Interior, con el argumento de que las FARC presentaron en la víspera un documento crítico sobre el avance de lo pactado en La Habana.

«Además de no existir obligación alguna de tramitar en la CSIVI análisis o valoraciones sobre el estado de la implementación del acuerdo de paz, el argumento resulta cuando menos insólito, si se considera que el Gobierno nacional ha presentado sus balances en los momentos y en los lugares que ha querido, pregona a diario sobre su compromiso, fomenta el paralelismo en la reincorporación, y como si fuera poco nos quiere acostumbrar a recurrentes declaraciones altisonantes y mentirosas», dice el comunicado. 

En respuesta a la protesta del partido FARC, la ministra del Interior Nancy Patricia Gutiérrez, dijo que «el Gobierno reitera su compromiso con los acuerdos y siempre está dispuesto a reunirse, pero bajo el respeto por las instituciones, por lo que no podemos aceptar que se diga que funcionarios del Gobierno Duque han incurrido en delitos», en clara alusión al denuncio penal que interpuso el partido FARC contra el canciller Carlos Holmes Trujillo por injuria y calumnia, y en protesta por las afirmaciones realizadas en la Asamblea de la OEA la semana pasada, cuando aseguró que Rodrigo Granada había sostenido reuniones clandestinas en Venezuela con el rearmado y prófugo de la Justicia, Iván Márquez.

Precisamente, Rodrigo Granda es uno de los tres delegados de las FARC en la comisión CSIVI, que por parte del Gobierno también integran la ministra Nancy Patricia Gutiérrrez, el comisionado de Paz, Miguel Ceballlos, y el consejero presidencial para la consolidación de los acuerdos, Emilio Archila.