Existe la idea de que la actividad física abre el apetito… Y es verdad, pero lo abren más el sedentarismo y la inactividad.

Un estudio de la Universidad de Massachusets prueba que a la gente que está mucho tiempo quieta le da más hambre.