La Ley de Financiamiento tiene como objetivo adquirir mayores recursos para financiar el gasto social sin ampliar la base del IVA, y a su vez, generar más empleo, incentivar la inversión privada, impulsar la actividad económica y promover mayor equidad en los colombianos, subrayó un informe el Ministerio de Hacienda.

El documento explica que esto se dará como resultado de la disminución significativa de la carga tributaria de las empresas y la inclusión de elementos de progresividad en el sistema tributario.

“Esta economía hay que ponerla a crecer por encima del 4 %, quitándole la carga a los que generan empleo, motivando la inversión, llevando recursos al campo, y eso es lo que haremos con esta Ley de Financiamiento”, afirmó el presidente Iván Duque.

En aras de la equidad se destacan las tarifas del impuesto del 1 % a los patrimonios de más de $ 5.000 millones; el impuesto a las ventas de inmuebles de más de 918 millones de pesos, se reemplaza por un impuesto al consumo de todos los inmuebles que excedan ese valor, excepto los predios rurales destinados a producción agropecuaria; y se incrementa la tarifa del impuesto de renta para las personas con ingresos mensuales promedio mayores a 40 millones de pesos.