Así (Ver video), señalizaron los vecinos de calle 153 entre calles séptima y novena, las fachadas de sus casas. Además de la inseguridad que alegan padecer, varios vecinos quedaron con sus vehículos atrapados por la obra.

Pero además de la inseguridad y la dificultad para desplazarse, el olor de las aguas negras incomoda a vecinos y transeúntes.

Este es el panorama que hoy afecta a cerca de 5000 personas en el barrio la Sirena, la ampliación de la Avenida la Sirena es una obra pagada con recursos de valorización, fue adjudicada por la Administración Petro hace dos años y el contratista alega no tener los recursos para terminarla.

El contrato tuvo un valor de 8.868 millones de pesos y a la fecha ha tenido 4 prórrogas, hoy la directora del IDU se reunió con la comunidad para informarlos sobre las posibles soluciones al problema.

Publicidad

Concejales que estuvieron en la reunión de hoy le solicitaron al IDU que se declarará la urgencia manifiesta.

Sin embargo la directora del IDU, aseguró que este proceso llevaría más tiempo que la cesión del contrato. Actualmente hay cuatro contratistas interesados en continuar con la obra, el contratista Consorcio la Sirena, ya tuvo una multa de 2150 millones por infracciones ambientales.