En Zaragoza, Bajo Cauca antioqueño, las autoridades ambientales rescataron a un ocelote cachorro, una especie felina, de apenas tres meses de nacido.

La acción oportuna impidió que el animal fuera víctima de tráfico ilegal de fauna silvestre. El hombre quien intentaba venderlo fue requerido por las autoridades.

Personal veterinario evalúa al cacharro para determinar qué estímulos requiere para ser liberado a su hábitat natural.

A través del convenio de fauna silvestre Corantioquia, el Área Metropolitana del Valle de Aburrá y la Universidad CES han atendido a 25.359 individuos y liberado a 13.643 en los últimos cuatro años.