A pesar de tener a su presidente en prisión, Odebrecht no sólo consiguió el contrato para recuperar la navegabilidad del río Magdalena, sino que pretendió ofertar para la terminación de túnel de La Línea.

En diciembre pasado, cuando ya estaba en el país la confesión de los sobornos para obtener contratos, Odebrecht quería terminar el contrato que su colega había dejado inconcluso.