Ni la Policía se salva de la inseguridad en Popayán. En el barrio Alfonso López desconocidos se apoderaron de un sofisticado robot utilizado por los técnicos de la Policía para desactivar artefactos cargados con explosivos. La institución ofreció 5 millones de pesos de recompensa por información para recuperar el elemento.

“Un carro de civil, es una camioneta carpada, allí iban los dos policías manejándolo por el sector de Alfonso López. En un video se observa cuando se suben en la parte trasera, abren la carpa y sustraen el robot”, explicó el coronel Edwin Toro, comandante (e) de la Policía Metropolitana.

Según las autoridades, el hurto se dio cuando la camioneta, sin distintivos, hizo un pare. Un sujeto se subió al platón del automotor y sustrajo la maleta en que era transportado el robot.

“Estamos ofreciendo una recompensa de cinco millones de pesos a la persona que nos ayude a ubicar este elemento. La investigación la estamos haciendo en conjunto con la Fiscalía”, añadió el coronel Toro.

En lo corrido del año, cuatro artefactos explosivos fueron desactivados utilizando esta tecnología compuesta por dos elementos: el robot que se hurtaron y el centro de mando que aún permanece en poder de la Policía.