Europa continúa padeciendo los efectos de La Bestia del Este, un frío siberiano que se ha cobrado al menos 46 vidas en el continente, la mayoría personas sin techo; y también ha causado afectaciones importantes en medios de transportes.

“La Bestia del Este” para los medios británicos, “El Oso de Siberia” en Holanda, el “Cañón de nieve” en Suecia, bajo diferentes apodos, esta ola de frío tiene azotada a toda Europa.

El mercurio cayó hasta -36 grados en Suiza, -21 en Croacia y Bosnia, -20 grados alcanzó en el norte de Alemania, -19 en el sur de Polonia, 18 grados bajo cero en Bélgica, -12 en Francia y 10 grados bajo cero en Londres.

Las temperaturas glaciales han afectado sobre todo a las personas sin techo en todo el continente y las autoridades han habilitado miles de camas en refugios para protegerlos del frío.

La nieve y el hielo en calles y carreteras han perturbado el tráfico de vehículos, así como el aéreo y el ferroviario.

En Irlanda, los habitantes se lanzaron hacia los supermercados para aprovisionarse ante la llegada de la tormenta «Emma», que este jueves provocará las mayores nevadas registradas en el país desde 1982, por lo que las autoridades decretaron «alerta roja».