Una fundación nórdica que atiende desplazados en Colombia asegura que los fondos para la atención de ellos se han visto afectados porque en buena parte se han desviado para los programas del posconflicto.

Este año la organización atendió a nuevos desplazados del Chocó, pero del dinero que se necesitaba sólo les fue posible recaudar el 20 por ciento, por ello piden lo descuidar el camino que ya está andado.