“El carácter de no amnistiables de los delitos en los que las mujeres se han visto afectadas de manera específica y grave como el acceso carnal violento y otras formas de violencia sexual”, dijo María Paulina Riveros, plenipotenciaria del gobierno.

Con este argumento el Gobierno y las Farc, acordaron en La Habana la creación de un equipo técnico que hará parte de la jurisdicción especial para la paz que investigará todos los delitos de género en el marco del conflicto armado.

El acuerdo fue redactado por la Subcomisión de Género, que busca crear mecanismos de protección a las mujeres y personas con identidad sexual diversa. El informe tuvo el respaldo de Naciones Unidas para la violencia sexual en conflictos armados.

“Los crímenes sexuales deben ser reconocidos por todos, y debe tener garantías de todas las partes” indicó Zainab Bangura, representante especial del Secretario de la ONU para la violencia sexual en conflictos armados.

Publicidad

El Gobierno y las Farc coincidieron en que la violencia se superará cuando se acabe los comportamientos arbitrarios contra personas que piensan y sienten distinto.

“En un proceso del fin del conflicto aspiramos a que este impulso no sea solo simbólico sino que se convierta también en una realidad para personas que como lo dijimos han sido víctimas de la discriminación secular”, afirmó Humberto de la Calle, jefe negociador del Gobierno.

“Dejar la homofobia o lesbofobia y sí tener un discurso claro sobre interrelación de género, clase y raza”, resaltó Iván Márquez, jefe negociador de las Farc.

En el informe de género también se acordó la formalización de la propiedad rural en igualdad de condiciones para que las campesinas accedan a la tierra así como igualdad en participación política.