Mientras que el gobierno asegura que lo más posible es que el 7 de mayo se produzca la liberación del funcionario de Naciones Unidas secuestrado en Guaviare por una supuesta disidencia de las Farc, Naciones Unidas se mantiene en silencio por prudencia.

La directora del centro de información de Naciones Unidas explicó que la ONU está en contacto con la familia del secuestrado, las autoridades y con los líderes de la zona, que podrían ser claves para lograr el regreso de él a la libertad.