Por su parte la misión de la ONU recibió de las Farc un arsenal significativo que tenía escondido en el mismo sitio en el que celebró su décima conferencia. Ese arsenal fue destruido de inmediato y estaba compuesto por más de 600 kilos de explosivos, granadas y municiones.