Los días de Alias Gavilán, exguerrillero, exparamilitar y narco puro, terminaron con el partido entre Venezuela y Colombia. El pitazo final fue la señal de inicio de la operación en su contra.

El pitazo final del partido Venezuela – Colombia, fue el santo y seña de la operación conjunta de Policía, fuerzas militares y Fiscalía en la que fue abatido Roberto Vargas Gutiérrez, alias Gavilán, segundo al mando del Clan del Golfo.

Finalizado el partido de fútbol, cuatro helicópteros arpía de la Fuerza Aérea realizaron vuelos tácticos de aproximación. 60 hombres jungla y fuerzas especiales, descendieron de las aeronaves para ejecutar el asalto final.

180 segundos duró el asalto aéreo y la neutralización del jefe militar del Clan del Golfo, en puerto plata, zona rural de Turbo, Antioquia. Cuando los comandos arribaron se produjo un intercambio de disparos muy rápido, pero son hombres muy entrenados, tropas muy entrenadas y rápidamente se logró el Objetivo.

Alias Gavilán, según registros judiciales, entró a las filas del EPL a los 16 años, seis años después tras la desmovilización de esta guerrilla se integró a los paramilitares de la casa Castaño y en 2006 decidió unirse al Clan Úsuga, estructura paramilitar dedicada al narcotráfico.

Roberto Vargas Ramírez, había mantenido un bajo perfil hasta enero de 2011 cuando ordenó el asesinato de Mateo Matamala y Margarita Gómez, estudiantes de la Universidad de los Andes a quienes señaló de ser informantes de la fuerza pública.

“Estaba moviéndose con un esquema pequeño, pero con unos anillos de seguridad exteriores que nunca sabían que él estaba ahí, ejercían control sobre la población civil y garantizaban su seguridad”, afirmó el director de la Dijín.

La muerte de alias Gavilán es el golpe más duro contra el Clan del Golfo, conocido también como las autodefensas gaitanistas y el clan úsuga, que en este año ha sufrido las bajas de Alias Pablito, Culo e Toro, Bigotes, Córdoba y el Boyaco. La operación Agamenón II sigue contra alias Inglaterra y Otoniel, con el apoyo de la DEA, el FBI y la agencia británica contra el crimen.

Noticias UNO