Un comerciante de bajo perfil de Puerto Merizalde en el pacífico colombiano terminó siendo capturado como dueño de la flotilla de lanchas go-fast que más cocaína enviaba a Estados Unidos por esa costa.