Ni los más extremos opositores del proceso de negociación con la guerrilla, protestaron por la selección de las personalidades que escogerán a los seleccionadores de los magistrados del tribunal de paz pactado en La Habana. Los asesores jurídicos de las partes en la mesa están de acuerdo en que no hay duda de las garantías de imparcialidad que tendrá esa selección, aunque el de las Farc insiste en la necesidad de concluir el proceso antes de que se inicie el tribunal.