La Fiscalía investigará las causas de la misteriosa muerte de un sustanciador de los juzgados especializados de Bogotá, quien apareció muerto después de denunciar que dos compañeras suyas, aparentemente, habían recibido un soborno de un paramilitar.

Las dos funcionarias denunciadas tienen orden de captura por el delito de cohecho, pero están huyendo.

La Fiscalía inició una investigación por la muerte de Jorge Mario Reboyo, el sustanciador del Juzgado Segundo Especializado de Bogotá, que apareció muerto luego de denunciar a otras funcionarias judiciales porque le ofrecieron dinero para favorecer al presunto paramilitar Teófilo Rey, ex jefe de seguridad de la cooperativa lechera, Coolechera, supuestamente controlada por el paramilitar "Jorge 40".

La fiscalía ordenó la captura de Yamiris Anaya, asistente de la Secretaría de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá, y de Xiomara Dimas, oficial mayor del Juzgado Cuarto Especializado de Bogotá, por el delito de cohecho.

Antes de morir, el sustanciador denunció que una de las funcionarias judiciales le ofreció 50 millones de pesos para favorecer al presunto paramilitar.

“Esta plata era para que en el momento de resolver una solicitud de libertad o proferir un fallo fuera a favor de este procesado Teófilo Rey Lineros”

Según la investigación una de las dos funcionarias prófugas tuvo una relación sentimental con el asistente que apareció muerto.

“Cuya muerte se encuentra una investigación penal para establecer las verdaderas circunstancias, ya que se sospecha de manos criminales en la muerte de este señor”

Durante el proceso se determinará si las dos abogadas prófugas tuvieron algo que ver con la muerte de su compañero.