La decisión del vicefiscal que dejó en libertad a Mario Uribe, señala que no hubo investigación suficiente y que, con la corroboración adecuada, podría cambiar la situación del ex senador.

La decisión del vicefiscal General de la Nación, Guillermo Mendoza Diago, de dejar en libertad al excongresista Mario Uribe, primo del Presidente, se convirtió en un llamado de atención al Fiscal Ramiro Marín para profundice más la investigación.

El vicefiscal de una manera sutil le dijo a Marin, de quien hay insistentes informaciones de su cercanía con el excongresista, que en el análisis probatorio de la reunión de Mario Uribe con Mancuso no interrogó prolijamente al exsenador antioqueño sobre pro qué dejó a sus escoltas o amigos políticos, para acudir a la cita.

Publicidad

“Pero en las actuales circunstancias, no puede surgir de todo ello más que una conducta sospechosa, sobre la cual hay que investigar suficientemente”.

Y sobre las reuniones de Mario Uribe con Olegario Otero, Juan Carlos Mejía Mauricio Aristizabal y otros denunciadas por Jairo Castillo Peralta, alias Pitirri, para comprar tierras, el vicefiscal dijo que aunque algunas cosas pueden ser tenidas por ciertas, no existen serios motivos de credibilidad.

“Dejando en claro que existen algunas referencias menores, que exigen corroboración y que podrían en el futuro variar la situación procesal del doctor Uribe Escobar”.

Es decir que ahora le corresponde al Fiscal Ramiro Marín rehacer la investigación a la que según la propia Fiscalía le faltan muchas cosas por averiguar.