La Corte Suprema de Justicia ordenó investigar al senador Arturo Char, al representante a la Cámara Laureano Acuña Díaz, y al empresario de Barranquilla Julio Gerlein para que se establezca si tuvieron alguna participación en la compra de votos que llevó al Congreso a la excongresista Aída Merlano.

La decisión fue adoptada en la sentencia que condenó a esta última a 15 años de prisión por los delitos de concierto para delinquir agravado, corrupción al sufragante y tenencia de armas de fuego y municiones.

La Sala de Juzgamiento de la Corte también le pidió a la Fiscalía General que se investigue a los concejales de Barranquilla Aissar Castro, Vicente Támara, Juan Carlos Zamora, Jorge Rangel y Adalberto Llinás, así como a la diputada Margarita Ballén.

Según la Corte Suprema, Aída Merlano pertenecía a una organización criminal dedicada a la obtención de cargos de elección popular a nivel municipal, departamental y nacional, que corrompió la conciencia de los electores con el pago o entrega de dinero a cambio del voto.

«Es incuestionable que la procesada, a sabiendas de lo ilícito de su actuar, como miembro de la empresa criminal compró la conciencia de los electores en sus diferentes campañas impidiendo, de esa manera, que ejercieran libremente el derecho a elegir, socavando el modelo democrático de nuestra organización política», indicó el fallo.

En la sentencia, los magistrados aseguran que Aída Merlano utilizó el mismo procedimiento de corrupción en las elecciones de 2014 para llegar al Congreso de la República, en las de 2015 apoyando la elección de quienes integraban la organización al Concejo Municipal, a la Asamblea Departamental y a la Gobernación del departamento del Atlántico, así como en las de 2018 que la llevaron a obtener una curul en el Senado», puntualizó la sentencia.