La Sección Tercera del Consejo de Estado profirió una millonaria condena contra la Nación por la privación injusta de la libertad de Jhon Alexander Rojas a quien se le acusó de haber pertenecido al exmovimiento guerrillero M-19 y de los delitos de secuestro extorsivo y rebelión.

La corporación judicial tomó la decisión al considerar que tanto la Fiscalía General de la Nación, como la Rama Judicial, incumplieron con sus deberes de identificación e individualización del procesado, “por cuanto se adelantó la investigación, se profirió resolución de acusación y sentencia condenatoria en contra de una persona cuyas huellas digitales no coincidían con el documento de identidad que presentó en el proceso”.

Señaló el alto tribunal que en el presente caso se evidenció que la persona investigada, procesada y condenada con el nombre de Jhon Alexander Conde Rojas, “no correspondía a dicha identidad, pues, de acuerdo con la prueba técnica realizada en el proceso, la tarjeta decadactilar del señor Conde Rojas no coincide con la del procesado, las entidades encargadas de prestar el servicio de administración de justicia incurrieron en una falla, debido a la omisión del deber identificar e individualizar correctamente al procesado durante la investigación penal”.

“Teniendo en cuenta que el demandante soportó la privación de su libertad y, finalmente, se demostró que no era la persona contra quien se profirió la orden de captura, la Sala concluye que en el presente caso se tienen los presupuestos necesarios para atribuirle responsabilidad a las entidades demandadas en consideración a que su actuación fue causante del daño alegado en la demanda”, señaló la sentencia.