La Corte Constitucional ordenó la reubicación de 259 personas que residen en 48 viviendas del barrio San Roque, de Barranquilla, afectadas por las obras de canalización del arroyo Hospital.

Los habitantes interpusieron una tutela porque, debido a las obras, sus viviendas quedaron un metro por debajo del nuevo nivel del agua ocasionando graves inundaciones cuando llueve.

Según la Corte, la Alcaldía omitió adoptar medidas para mitigar el impacto que trae consigo la construcción del canal contiguo a las viviendas.

Aunque el alto tribunal reconoce que las obras se están haciendo por el bienestar de los habitantes, mientras esta se termina constituye una amenaza para los mismos.

Por la Corte le ordenó a la Alcaldía de Barranquilla verificar el riesgo en el que se encuentran las viviendas y reubicar a las personas transitoriamente, mientras la obra finaliza.