Una fotografía publicada en nuestra sección dominical de Top Secret se convirtió en la cabeza de un proceso que puede dar al traste con la aspiración presidencial de Alejandro Ordóñez.

Es la foto de él y su esposa, en pijama recibiendo una visita, en la puerta de la casa de uno de sus delegados, a quien estaba investigando y a punto de absolver.