Ricardo Franco, conocido como "el monstruo", dejo una historia en el país luego de torturar y asesinar a 164 de sus guerrilleros, porque según él, eran miembros infiltrados del ejército colombiano.