Los países garantes del proceso de paz advirtieron al Gobierno que objetar la ley estatutaria de la JEP sería dañar el acuerdo de paz y tendría consecuencias impredecibles.  

En comunicación enviada al presidente Iván Duque los representantes de Cuba y Noruega, durante la negociación de paz, le pidieron promulgar la ley “si este camino es objetado se dañará la columna vertebral” de lo acordado con las Farc “… y quedará en vilo la implementación en sus aspectos más fundamentales”.

Los dos países ven con incertidumbre el futuro de la paz sin la ley.

El presidente del Senado, Ernesto Macías, respondió a la comunicación: “hay que rechazar por irrespetuosa a la soberanía de Colombia, la intromisión de Cuba y Noruega, tratando de presionar la sanción de la “estatutaria de la JEP”. Mientras Cuba protege y no entrega a los cabecillas del ELN.

El presidente Duque deberá anunciar su decisión sobre la ley antes del lunes.