El pasado 12 de agosto las delegaciones de los diálogos de paz dieron a conocer que un grupo especial escogería los 24 magistrados que conformarán el sistema jurídico que juzgará a los miembros de las Farc por los delitos de guerra cometidos durante el conflicto armado; para esta comisión fueron propuestos el papa Francisco, el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia de Colombia, la delegación en Colombia del Centro Internacional de Justicia Transicional y la Comisión Permanente del Sistema Universitario del Estado.

Este miércoles, 31 de agosto, el sumo pontífice se pronunció al respecto y a través de un comunicado oficial anunció que no haría parte de este grupo especial invocando la vocación de universal de la iglesia y argumentando que “sería más apropiado que dicha tarea sea confiada a otras instancias».

El Santo Papa, que ha expresado abiertamente su apoyo al proceso de paz en Colombia y por el cual también ha elevado públicamente sus plegarias a poner fin a la «larga noche» de violencia en Colombia, encomendó los acuerdos logrados la semana pasada a la Virgen: “que ilumine el corazón y la mente de quienes están llamados a construir el bien común de la nación colombiana”.

Los tribunales especiales para la paz, quienes juzgarán al grupo guerrillero, estarán conformados por 24 magistrados, 4 de ellos extranjeros y 20 colombianos.