Ante un aforo de 1.3 millones de personas, que durante horas soportaron un torrencial aguacero, el papa Francisco celebró su primera misa en Colombia llamando al país a la unidad y a deponer “los intereses mezquinos o particulares”.

Luego de dirigirse en un carro privado, desde la Nunciatura Apostólica hasta el Parque Simón Bolívar, el vicario de Cristo recorrió el camino hasta la tarima donde ofició la santa misa previniendo contra “la sed del odio”.

“Aquí como en otras partes, hay inmensas tinieblas que amenazan la vida: las tinieblas de la injusticia y de la inequidad social; las tinieblas corruptoras de los intereses personales o grupales, que consumen de manera egoísta y desaforada lo que está destinado para el bienestar de todos; las tinieblas del irrespeto por la vida humana que sega a diario la existencia de tantos inocentes, cuya sangre clama al cielo; las tinieblas de quienes se vuelven insensibles ante el dolor de tantas víctimas (…) No tengan miedo de arriesgar juntos” dijo en la multitudinaria misa.

Bogotá y Colombia son, al mismo tiempo, orilla, lago, mar abierto, ciudad por donde Jesús ha transitado y transita, para ofrecer su presencia y su palabra fecunda, para sacar de las tinieblas y llevarnos a la luz y la vida” sostuvo el sumo pontífice.

“Nosotros podemos enredarnos en discusiones interminables, sumar intentos fallidos y hacer un elenco de esfuerzos que han terminado en nada (…). Por lo que pidió no volver a los tiempos de la Patria Boba. Dijo que “Colombia será un gran país cuando quiera construir justicia social”.

Hace falta llamarnos unos a otros, hacernos señas como los pescadores, volver a considerarnos hermanos, compañeros de camino, socios de esta empresa común que es la patria

Papa Francisco

Como lo anticipó CM&, el sumo pontítice no ofreció la comunión, fue repartida por los 2 mil ministros, que se ubicaron de manera estratégica y con sombrillas blancas por todo el parque.

La artista caribeña, Maía cantó el salmo 97 luego de la primera lectura de la carta del Apóstol San Pablo a los Colosenses. La ambientación musical estuvo a cargo de la Filarmónica de Bogotá y el coro de Voces Blancas también acompañó la celebración.

Cabe recordar que la misa se transmitió por 33 pantallas, repartidas en los alrededores del parque, donde los fieles puedieron seguir la eucaristía por todo el parque.

Vanesa Peralta – CM&