En la casa de doña Lorenza Pérez, ubicada en la calle la Cabulla del barrio San Francisco, fue el sitio donde se atendió al papa luego de sufrir un golpe cuando se transportaba en el Papamóvil, por lo que la toalla que usaron para limpiarlo será guardada como una reliquia para ella, la que incluso no será lavada.

Lorenza es una líder social de 77 años, su despertar va acompañado de su amor por los niños del barrio San Francisco que reciben diariamente el almuerzo en su casa, lo que la hizo merecedora de recibir al líder de la iglesia católica en su casa.

Esta mujer a pesar de tener problemas en sus piernas, atiende a 85 pequeños por lo que es el orgullo de su familia y vecinos.

La señora Lorenza Pérez espera que la visita del papa a su barrio y a su casa en específico, sirva para que los vecinos se acerquen a Dios y mejoren las condiciones de vida de cada uno de sus habitantes.

Jheivan Pinzón – CM&