El papa Francisco no acudirá a la basílica de San juan de Letrán en Roma para asistir a la liturgia penitencial con el clero de Roma por una “leve indisposición”, informaron fuentes vaticanas.

Sin embargo, el Pontífice ha mantenido una audiencia con los miembros del Movimiento Católico Global para el Clima y otras dos reuniones privadas.

El papa apareció en la audiencia del miércoles ya algo resfriado y, por la tarde, celebró la misa para la imposición de la ceniza y la tradicional procesión desde la basílica de Santa Sabina a la Iglesia romana de San Anselmo, en la colina romana del Aventino.

Por esto, este jueves se decidió que permaneciera en su residencia de Santa Marta en el Vaticano.