El papa Francisco ha escrito una carta al presidente sirio, Bashar Al Asad, en la que le pide proteger la vida de los civiles en Siria tras los últimos bombardeos y hacer gestos significativos para la reconciliación, y que fue entregada hoy en mano por una delegación vaticana.

El nuevo director de la oficina de prensa del Vaticano, Matteo Bruni, informó en un comunicado de que este lunes el prefecto para el Servicio del Desarrollo Humano, el cardenal Peter Kodwo Appiah Turkson, acompañado por el nuncio en Siria, el cardenal Mario Zenari, se reunieron con Al Asad y le entregaron la carta del papa.

Francisco expresa en la carta «su profunda preocupación por la situación humanitaria en Siria y particularmente por las condiciones dramáticas de la población civil en Idlib», explicó el Vaticano.

La aviación de Damasco y su principal aliado, Rusia, han bombardeado Idlib casi a diario en los pasados meses, en una escalada de la violencia en todas las áreas donde aún hay presencia de grupos opositores y han causado sobre todo víctimas civiles.

El secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, dio a los medios más detalles de la carta en la que el papa «renueva su llamamiento para que sea protegida la vida de los civiles y sean preservadas las principales infraestructuras, como escuelas, hospitales y centros de salud».