Durante el recibimiento a los miembros del Centro Turístico Juvenil italiano, el papa Francisco pidió este viernes que el turismo no sea solo «ver monumentos» sino que favorezca también el encuentro con personas y culturas diferentes y el respeto del medioambiente.

De igual manera, el sumo pontífice e indicó que el modo en el que se tiene que visitar otros países es «con los ojos abiertos al mundo, con las manos apretadas a otras manos y con el corazón sensible a las debilidades de sus hermanos».

«Si visito una ciudad es importante que no sólo conozca sus monumentos, sino también que me dé cuenta de la historia que hay detrás de ella, de cómo viven sus ciudadanos, de los retos que intentan afrontar», señaló.

También puso el ejemplo de que «si subo una montaña, además de mantenerme dentro de los límites que la naturaleza me impone, tendré que respetarla, admirando su belleza y protegiendo su entorno, creando así un vínculo con los elementos naturales hechos de conocimiento, gratitud y valorización».