Aunque los paramilitares del Bloque Norte confesaron sus crímenes sexuales en Charalá, las víctimas están lejos de tener justicia. El esposo de la rectora del colegio dijo literalmente que: “Las que se están pasando por violadas fue por su entero gusto. Los violados eran los paracos, no las niñas”. Sigifredo López respalda su versión desde la fundación defensa de los inocentes: “este es otro caso de justicia mediática y de abuso de poder de la Fiscalía”.

Una magistrada del Tribunal de Santander condenó a los paramilitares porque según las pruebas allegadas, entre otras. Los niños de dicha comunidad educativa fueron ofrecidos por los directivos de dicha institución para que fueran acompañantes sexuales de los paramilitares”. La profesora y su esposo siguen en libertad pendientes de la conclusión de su juicio.

El colegio Nuestra Señora del Rosario en Charalá, Santander, utilizado por  la exrectora y su esposo para reclutar niños y facilitar su explotación sexual a exparamilitares del Bloque Central Bolívar, entre el 2000 y 2006, fue el caso emblemático de los 965, para que la Sala de Justicia y Paz del Tribunal Superior de Bogotá, condenara a 8 años de prisión a 32 de sus exintegrantes, entre ellos a su exjefe Iván Roberto Duque Alias “Ernesto Báez” .

Testimonios de víctimas, confesiones de exparas del frente Guanentá del Bloque Bolívar, el trabajo de Iniciativas Mujeres por la Paz y pruebas recogidas por la Fiscalía, concluyeron que en el corregimiento Riachuelo, en su único colegio, las niñas estudiantes fueron abusadas sexualmente.

En la sentencia condenatoria señala el estrecho vínculo de la exrectora Lucila Gutiérrez, con los paramilitares hace una década.

Los exparamilitares confesaron que, en Riachuelo, hacían bazares para apoyar al colegio.

En 2014, durante una audiencia, Ernesto Báez aceptó la responsabilidad de sus hombres en los crímenes contra los niños y niñas del colegio.

Publicidad

“Proceso de revictimización durante más de 9 años. Muchos de los postulados reconocieron lo que paso, dijeron la verdad, que coincide con verdad de las víctimas”, dijo Gladis Macías, miembro de Alianza Mujeres por la Paz.

La sentencia del Tribunal también reconoció a 4.260 víctimas directas e indirectas del Bloque Central Bolívar, entre homicidios, masacres, desplazamiento, secuestro y desaparición forzada.

Noticias UNO