El embajador de Estados Unidos en Colombia, William Brownfield, indicó que si los ex jefes paramilitares extraditados no colaboran con la justicia de ambos países, podrían ser condenados a cadena perpetua.

Brownfield manifestó que los fiscales estadounidenses pueden solicitar a los jueces federales que impongan ciertos años de pena a los ex cabecillas de las autodefensas, dependiendo de su colaboración con las autoridades.

“La lógica es que cualquiera de los 14 ex jefes paramilitares quiere minimizar el numero de años encarcelados en Estados Unidos, para hacerlo tienen mayor probabilidad de reducir su sentencia si demuestran que están colaborando con las autoridades colombianas y estadounidenses”, explicó.

Ante el anuncio, el Gobierno nacional advirtió que un extraditado no puede ser condenado a penas que no existan en su país, como la cadena perpetua o la sentencia a muerte.