Al cumplir 33 años de relación, Ricardo y Fernando contrajeron matrimonio en la Notaría 37 de Bogotá, luego de que la Corte Constitucional aclarara su fallo de 2011, que fue interpretado por notarios y jueces como si tuviera un vacío que les permitía negarse a casar parejas del mismo sexo.

El notario Álvaro Rojas Charry dijo: “Declaro legalmente casados y unidos en matrimonio civil a Ricardo Betancourt Romero y Fernando José Silva Pabón con todas las prerrogativas y derechos que la Ley otorga”.

A las once de la mañana, el notario Álvaro Rojas Charry, presidente de la Unión Colombiana del Notariado y quien se había negado hace tres años a casa a la misma pareja, celebró la ceremonia y legalizó su unión, la primera después de la aclaración del tribunal, por una tutela presentada por el abogado Germán Rincón Perfetti.

Los esposos no pudieron contener las lágrimas cuando terminaron una lucha de quince años. Fernando Silva dijo que “es arrancar de aquí en adelante ya con nuestros derechos consagrados por la Ley y por la Constitución”.

Publicidad

Por su parte Ricardo Betancourt afirmó que “se está poniendo a Colombia en la vanguardia de los 25 países alrededor del mundo en ejercer los derechos de las minorías”.

El presidente de la agremiación de notarios agregó que ningún funcionario que da fe pública puede argumentar hoy objeción de conciencia para negarse a casar una pareja gay.

El matrimonio Betancourt-Silva estuvo acompañado en su ceremonia de boda como cualquier pareja: de sus padres, hermanos, primos e hijos de éstos… Y sus amigos hetero y homosexuales.