La sonda Parker de la NASA está ya en la base de lanzamiento de Cabo Cañaveral, en la Florida, donde este sábado partirá hacia el Sol. Esta será la primera misión que viajará a través de la atmósfera de una estrella expuesta a un calor brutal y condiciones de radiación extrema.

Uno de sus objetivos se concentra en develar por qué la capa externa del astro mayor está a un millón de grados cuando su superficie no supera los 6.000.

Parker podrá acercarse a unos 6 millones de kilómetros del Sol, una distancia realmente mínima comparada con los 150 millones de kilómetros que lo separan de la Tierra, gracias a su escudo térmico de carbono de 12 centímetros de grosor, que puede soportar temperaturas de 1.400 grados, cercanas al punto de fusión del hierro.