Un grupo de teatreros y cinéfilos de Soacha, encontró en el párroco de su barrio un apoyo inesperado para hacer arte.