Los partidos que tienen congresistas investigados dentro de la para política se están tomando el Consejo Superior de la Judicatura… La noticia es grande, porque ese tribunal podría tumbar todos los procesos…

Ya tienen cuota en el Consejo Superior de la Judicatura, los amigos de Mario Uribe, los de Ciro Ramírez y los de Luís Fernando Almario… Esta semana se da por segura la elección de una magistrado allegada al congresista Edgar Ulises Torres, el investigador del presidente dentro de la Yidispolítica.

El próximo miércoles, cuando el Congreso en pleno elija al nuevo magistrado de la Sala Disciplinaria del Consejo Superior de la Judicatura, se confirmará la toma de la justicia por parte de los partidos involucrado en la parapolítica.

Ese día el turno será para Cambio Radical. Para reemplazar al magistrado Rubén Darío Henao, el Presidente Álvaro Uribe envió al Congreso una terna donde la más opcionada para quedarse con el cargo es Norma Moreno Mosquera, cuyo padrino político es el representante a la Cámara, Édgar Ulises Torres, precisamente uno de los investigadores del Presidente en la Comisión de Acusaciones dentro del proceso de la Yidis-política. Pero no es el único caso.

La renovación de la Sala Disciplinaria fue en realidad una elección de la bancada uribista. La primera elección fue la del hoy presidente de la Sala, Angelino Lizcano Rivera, la cuota del ex senador Luis Fernando Almario, preso por parapolítica y farcpolítica. María Mercedes López fue elegida en noviembre del 2007, fue promovida por Gabriel Zapata, del partido Alas Equipo Colombia,  con trece congresistas y ex congresistas investigados dentro de la parapolítica.

Julia Emma Garzón obtuvo su puesto como cuota del senador Aurelio Iragorri y el respaldo del partido de la U, hoy con nueve de sus representantes y senadores vinculados con la parapolítica. Las dos elecciones más recientes son las de Ovidio Claros Polanco, con el respaldo de William Vélez Meza, fórmula en la Cámara de Mario Uribe, investigado también por parapolítica y fundador del partido Colombia Democrática que tiene seis congresistas investigados en el proceso. Pedro Alonso Sanabria fue elegido también esta semana, con el respaldo desde La Picota de Ciro Ramírez, investigado dentro del proceso de la parapolítica. Con él son once vinculados.

Con eso, la Sala Disciplinaria quedará en manos de la bancada de Gobierno, sin mucho perfil jurídico, pero con muchos amigos políticos. Los dos recién nombrados magistrados anunciaron desde ya promoverán la reforma a la justicia propuesta por el Gobierno, en que la Judicatura se convierte en la segunda instancia para los congresistas, por encima de la Corte Suprema de Justicia.

“ Espero siempre ser el magistrado modelo del CSJ, pero siempre defendiendo lo que hay que defender, la justicia en Colombia, el debido proceso, la doble instancia”… “ Que todos los colombianos sin excepción tengan ese preciado derecho a la doble instancia”..

La preocupación que genera la toma de la Sala Jurisdiccional Disciplinaria está en sus delicadas funciones. En primer lugar, porque define los conflictos de competencia a través de la tutela.

El temor es que por tutelas interpuestas ante esa sala terminen libres los investigados de la parapolítica ó la Yidispolítica.

El caso Macaco es ejemplificante. Una tutela de la Sala administrativa de la Judicatura permitió su extradición a pesar de que otra interpuesta por las víctimas ordenaba suspenderla hasta que terminara de declarar.

El Consejo Superior de la Judicatura tiene la facultad de postular a candidatos de magistrados de la Corte Suprema de Justicia y su Sala Disciplinaria está a cargo de las investigaciones a magistrados principales y auxiliares de la Corte Suprema, los encargados de investigar a los congresistas.