La Pastoral Social de Buenaventura atiende a más de 20 familias que llegaron desplazados del Bajo San Juan y Bajo Calima, zona rural de Buenaventura, Valle del Cauca, por el permanente enfrentamiento entre grupos armados ilegales.

“Tenemos una situación extremadamente difícil por la confrontación de los grupos armados que se ha ido agudizando a medida que se acerca la jornada electoral, tenemos en albergues, casa de Buenaventura y en el territorio unas seis mil personas”, dijo, el Padre Jesús Albeiro Parra, párroco acompañante Arquidiócesis de Cali.

Lea también: Disidente de las FARC fue capturado en Soacha tras desarticulación de “Los Torrentes”

Quienes han huido de la violencia, están a la espera de ayuda del Gobierno Nacional para poder retornar a sus hogares y una Comisión Internacional acompañada por organizaciones sociales, realizan una verificación a las condiciones tanto de albergues como en áreas afectadas.

“Para nosotros el Estado no existe porque no hay acompañamiento en el territorio, ni acompañamiento donde estamos albergados”, denunció, Imer Quiro Gobernador, indígena desplazado.

Quizás le interese: El misterioso asesinato de ‘Jonathan Camilo’: salió a la tienda y lo encontraron muerto en Usme

“El papel de la iglesia es ayudar a convocar al Gobierno para que cumpla con sus deberes cómo ser garante de los derechos de las comunidades”, anunció, el Padre Faunier Trujillo, director Pastoral Social Buenaventura.

Por su parte, las Fuerzas Militares indicaron que se mantiene un aumento operacional en estos sectores para contrarrestar el actuar de los grupos armados ilegales.